27 mayo 2008

Reseña: Los Universos Vislumbrados II

El retorno de una gran antología, luego de, exactamente, 30 años.

La vara está alta: en Los Universos Vislumbrados I, editado también por Andrómeda en mayo de 1978, tenemos nombres tan impactantes como Borges, Bioy Casares, Sábato, Gorodischer, Mouján Otaño, Gandolfo, Bajarlía, Boido, Davobe, Vanasco...

¿Qué nos presenta ahora Andrómeda de la mano de su compilador Sergio Gaut vel Hartman?

Ciertamente no son nombres tan rutilantes: Di Lisio, Amatto, Ferreras, Domínguez Nimo, Cebrián, Biondino, Ortuño, Saurio (seudónimo ¿eh?, nunca falta quien le llame la atención este apellido del mesozoico) y Gaut vel Hartman (el más conocido del conjunto y así y todo muy poco reconocido como debiera); decía que no son apellidos de tanto peso como los de la primera entrega, pero la calidad no le va en zaga, ni la variedad de temática. Tengo que confesar que de lo último que he leído que me ha gustado en serio (Arte Menor, de Betina González, que no es de género, pero uno lee de todo, obviamente) esta antología se lleva todas las palmas.

Abre el libro el prólogo de Sergio Gaut vel Hartman haciendo una suerte de paralelismo con la antología iniciática, pero distanciándose de ésta en lo temático, dejando un poco de lado la ciencia ficción para abordar el campo fantástico desde lo cotidiano, lo palpable. Y es de agradecer, no porque no me guste la CF (quienes me siguen saben que no es así), sino porque al bajarlo así a tierra, la posibilidad de empatía con los protagonistas es aún mayor. Y también es de agradecer el nuevo enfoque que se busca a temas bastante tópicos, hurgando y manipulando detalles allí donde nacen los mitos: una meta bien lograda.

El primer relato es el ejemplo perfecto de lo que estoy diciendo: un hombre recibe en forma paulatina y solapada, la visita de fantasmas caseros y poco temibles (todo lo contrario) en su propio departamento como resultado de algo distinto a un trágico crimen, como estamos acostumbrados a leer. Hablo de Departamento con Vistas, de Marcelo Di Lisio, un punto alto en la antología.

Luego, y así de golpe, nos encontramos con una joyita del terror psicológico: Entre las sábanas, de Germán Amatto. Un relato duro, hostil, pero a la vez disfrutable. Golpea con las palabras una y otra vez y machaca con una resolución que se vislumbra y se teme desde el principio, hasta que arriba el final crudo y nos muestra lo que no queríamos ver...

Extenuados por el clímax alcanzado descansamos los ojos sobre la posibilidad de que un fragmento haga el milagro. Estoy hablando de Fragmentos, de Fabio Ferreras, uno de los cuentos más flojos, es verdad, y más cercanos a la CF tecnológica, pero que es tan cortito que complementa muy bien lo leído hasta aquí.

El Mensaje, de Jorge De Abreu y Hernán Domínguez Nimo, escrito "a distancia", es de largo aliento y quizás un poco infantilizado, del tipo de fantasía que se suele catalogar "para jóvenes". No digo que sea malo por ello, sino que no se incorpora con facilidad al esquema mental que ya veníamos armando. Por otro lado tiene algunos detalles poco verosímiles que hacen agua de a ratos y otros técnicos como llamar refrigerador y nevera a una heladera, o cambios dialécticos en el personaje. Sin embargo, el cuento se lee con interés, y se disfruta el descenlace que une todos los cabos sueltos.

El sistema Caronte y el factor indeterminado, de Antonio Cebrián, es CF pura, pero no desentona mucho con la antología y a los aficionados les va a encantar tener una roca donde hacer pie luego de tanta fantasía. En sí el cuento no decepciona, aunque parece más una viñeta que un relato complejo, y acaba tan de pronto que deja ganas de más.

Mitopoiesis, de Claudio Biondino, tiene todo lindo menos el título. Es una de vampiros y de rituales milenarios, pero enfocado desde otro punto de vista menos común, que, si bien tampoco es algo nunca visto (leído), potencia muy bien la historia y busca justificarla (no digo un Soy leyenda, pero...).

Muerte cara a cara, de José Vicente Ortuño, es otro punto flaco, pero estar ambientado en Venecia y haber leído justo antes del Londres de Stoker van tan de la mano... No sé, digo yo, estas ciudades europeas me suenan tan antiguas y lejanas...

Los que se quedamos en Noles, de Saurio, es un inclasificable, y como tal, un punto inclasificablemente alto o bajo en la antología. No importa eso realmente, lo importante es leerlo. Hace bien, en serio. Descontractura, sacude la sesera, espabila, cachetea. No importa haber leído a Le Guin antes, no hace falta.
Triángulos de colores, del escritor y compilador Sergio Gaut vel Hartman es una joyita que se disfruta. Mal ubicada en la antología, es verdad, porque luego de Saurio ¡hay que ponerse serios otra vez! Yo lo hubiera colocado justo detrás de El Sistema Caronte, que es de tiros, pero es evidente que el propio antologador no podía anteceder a los demás escritores y debía esperar su turno. No hay muchos tiros, hay algunos, pero eso no es lo principal. La facilidad para vendernos una situación desesperante dentro de un tren cargado de cuerpos de prisioneros de la Segunda Guerra es elogiable. El des-enlace (ya entenderán) también.
En definitiva, una antología impecable que mucho merece la pena los pesitos gastados, y que, indudablemente, dejará su huella en la historia del género fantástico local.

3 comentarios:

  1. Hola Claudio.

    Por casualidad acabo de descubrir tu bloc.
    Me parece muy interesante se parece mucho al mio. :-D
    Solamente pedirte, si existe la possibilidad, que actives el RSS para que pueda leerte atraves de un lector de feeds.
    No estoy seguro de si Andrómeda publica en España pero me has dejado muy interesado en leer la antología "Los Universos Vislumbrados 1 y 2"

    Intetaré seguirtes desde el otro lado del charco.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, mon. Tu blog lo conozco desde hace tiempo y leo tus posts con frecuencia.
    El RSS yo lo tengo activado desde siempre. Se ve que con el cambio de blogspot esta funcionalidad se perdió. Veré de buscar otro.
    Lo de Andrómeda, tengo entendido que no distribuye en España, pero lo mejor que podés hacer si te interesa la antología Los Universos Vislumbrados es ponerte en contacto con su seleccionador, Sergio gaut vel Hartman. Este es su sitio: http://cuentosgvh.blogspot.com/
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ya me ha funcionado ya te tengo en el lector.

    Respecto al tema de la antología intentaré ponerme en contacto con Sergio gaut.

    Y gracias por leer mis post, también.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar