02 enero 2013

Balanceémonos

Terminado el 2012, un nuevo balance es necesario para comparar los ciclos literarios que nos afectan. Además, es un buen ejercicio para reconocer aciertos y fallos y fijar las miras en nuevos objetivos.

Personalmente, el 2012 me ha tratado como a la mayoría: no muy bien. He publicado poco, casi nada, sólo un relato en ScifiWorld, en formato web, y un microrrelato que participaba en un concurso.
Por el lado de los logros es destacable haber llegado a finalista del Avalón, otro de los peso pesado del circuito, y con un relato que me agrada y al que, cada tanto, corrijo y lo dejo a mano para una nueva oportunidad.
He escrito 8 cuentos y una novela corta y he participado en una docena de concursos de variada relevancia, entre los que se destacan el Alberto Magno y el mencionado Avalón (como ya he comentado en mi blog de opinión  he dejado pasar el Domingo Santos esta vez).

Fue un año flojo, de clima enrarecido a causa de la crisis económica mundial, que ha mitigado mis energìas como escritor ante la caida en la oferta de publicación, porque, convengamos, uno escribe para publicar, no para guardar en un cajón, y uno se motiva cuando hay un ambiente favorable para ello.
Este año que pasó noté un retroceso al nacionalismo en varios de los concursos que pagan "en metálico": el UPC de esta convocatoria (tal vez la última, esperemos que no) ha tenido ganadores y finalistas íntegramente españoles por primera vez en muchos años (no recuerdo si en las primeras ediciones había ocurrido algo parecido). Similar situación se dio con el Alberto Magno, teniendo en cuenta que el primer premio (de 3500 euros) ha sido declarado desierto.
Han aparecido varios concursos con bases localistas, en las que se aclara que sólo pueden participar autores de tal o cual país/ciudad y han caído mucho las dotaciones económicas de los premios.
Todo entendible, pero lamentable. Esperemos que en este 2013 las cosas cambien y regresen los buenos aires a la literatura de este género que tanto amamos.


En líneas generales, lo más destacable del año pasado fue, sin dudas, la publicación de la antología Terra Nova, que busca escalar alto y tiene con qué conseguirlo. También cabe mencionar las publicaciones de la revista local Próxima que ya va por el número 16, y la española Calabazas en el Trastero (de carácter fosco) que va por el 12, que se mantienen firmes en sus lugares, publicando material de calidad y gran diversidad de autores.
Por el lado de las publicaciones online, Axxón siempre está presente, Ociozero, Revista NM y los blogs de Gaut vel Hartman son las que más he visitado, aunque tengo tendencia a leer offline.

En fin, el 2012 fue un año difícil pero soportable, árido pero no desértico, nuboso pero con filtraciones de luz solar.

1 comentario:

  1. Es curioso releer esta entrada mía de hace unos meses, donde digo que uno escribe para publicar y no para guardar en un cajón, dado que acabo de crear una entrada mucho más optimista en la que enfatizo todo lo contrario, que el placer está en escribir, por el simple hecho de hacerlo.
    Es un cambio de enfoque importante y, de alguna manera, busca borrar el pesimismo que cargaba a esa entrada.

    ResponderEliminar