09 mayo 2014

Noticias desde El fin del Universo

Sin dudas, luego de la Tierra, N'zarre es el planeta con los paisajes más hermosos que he visto: extensas y verdes praderas, suaves colinas y valles cubiertos de bruma, de un vapor cálido que se eleva al cielo azul como lenguas de fuego fantasmales. En verdad, no merece el apodo que los conquistadores de otros tiempos le han colocado. Sin embargo, la cercanía de Betelgeuse, la gigante roja, ocultando una cuarta parte del cielo visible, hace que parezca que el fin del Universo está cerca. Debido al tamaño de la estrella, los días duran más de dos tercios del ciclo planetario y las noches apenas son oscuras por completo durante una ínfima porción de tiempo, con amaneceres y ocasos tan extensos que logran trastornar el sueño del más dormilón de sus habitantes (tal vez, yo).

Llegar a N'zarre ha significado un gran cambio en la vida de mi familia, una renovación importante pero también un reto psicológico. No es fácil abandonar el caos y la agitación de la vida en la Tierra y reemplazarlo de un momento a otro por la completa paz y tranquilidad que reina en N'zarre. Es un trance duro, que requiere de paciencia y comprensión. Dos elementos que escasean en mí, pero que estoy aprendiendo a cultivar.

Educación Onírica a distancia:

Es agotador mantener el contacto con las escuelas terrestres a través de tantos años luz de distancia, pero los psicólogos reubicacionales han sido terminantes en esto: si puedes costearlo, la educación onírica es la indicada. No es recomendable que las niñas cambien de escuela tan pronto. ¡Y vaya que es costosa! Cobran unos cuantos miles de créditos al mes la licencia de los cascos de sueño y la redirección de las clases desde la antigua escuela terrestre. Pero el dinero no es tanto problema aquí, ya que los extras que cobramos por desarraigo son suficientes para cubrir estos gastos. Al menos por ahora.

La literatura y el cortafierros:

No es fácil retornar a la senda de la pluma cuando la realidad se presenta tan exigente, tan física. Aquí en N'zarre hay mucho por hacer, demasiado para el espíritu de un amante del arte y la reflexión. Todo es futuro, todo es potencia. Donde quiera que miro, veo el presente atravesado por la figura fantasmal del mañana, por una transformación urgente e imparable. Sé que de detenerme un momento a disfrutar de los pocos logros obtenidos, será muy difícil retomar el ritmo; así que no descanso. Quiero ver la casa terminada cuanto antes, es mi  obsesión.

2 comentarios:

  1. Capooo me encanto N'zarre !!! me gusta cada vez que voy, y no importa los creditos que lleve ni los años luz que nos separen !!! que la tranquilidad de N'zarre te ilumine.
    OA desde el mas alla.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, iluminado OA. N'zarre tiene las puertas siempre abiertas para ti y los tuyos.
    Que el gran Betelgeuse nos ilumine a ambos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar